El hombre interno y externo

Discurso de Sant Kirpal Singh, 11 de octubre de 1963, Franklin, EE. UU.

Las religiones fueron hechas por el hombre para su elevación moral y espiritual. Fueron hechas para el hombre, y el hombre no fue hecho para ellas. El propósito de unirse a la religión es conocer a Dios, que es el ideal más elevado que tenemos ante nosotros. El cuerpo humano (el hombre) es la oportunidad de oro porque sólo podemos conocer a Dios en el cuerpo humano y en ningún otro cuerpo. Todos los que estamos sentados aquí somos afortunados de tener el cuerpo humano. Nos hemos unido a varias religiones para lograr el objetivo de la vida que tenemos ante nosotros. Ahora tenemos que examinar hasta qué punto hemos realizado este objetivo.

Llega con certeza el momento en que tenemos que abandonar el cuerpo. El cuerpo no es permanente, está hecho de materia. La materia está hecha de elementos y átomos, esta es una composición de tantas cosas que se descompondrán con el tiempo. Entonces la materia está cambiando. Somos el habitante interno del cuerpo, el cuerpo humano. No somos el cuerpo, pero somos el habitante o el morador interno del cuerpo. ¿Qué somos? Somos entidades conscientes, seres conscientes. Este ser consciente o nuestro propio yo, como se podría decir, está hecho de una sola sustancia: la conciencia. Lo que está hecho de una sustancia naturalmente no tiene que descomponerse o desintegrarse. Esto es eterno, inmutable. Pero el cuerpo que llevamos está cambiando cada momento de la vida. Se ha dicho que todas las células de nuestro cuerpo son reemplazadas, se renuevan en siete años. Todo el universo también está hecho de materia, y la materia está cambiando a la misma velocidad que la materia que compone nuestro cuerpo. Pero Dios es toda conciencia que está hecha de una sola sustancia y, como tal, no se puede descomponer ni desintegrar, eso es eterno. Así que Dios es una permanencia eterna e inmutable, y de manera similar, nuestra alma que es de la misma esencia que la de Dios, también es eterna. Pero el cuerpo que llevamos está cambiando.

Se puede notar que todos los Maestros han dicho lo mismo en su propio idioma. Soamiji nos dice: “Bueno, oh alma, tú eres la esencia de algo que es eterno”. De manera similar en Guru Granth Sahib se puede leer: “Somos espíritu en el hombre. Y el espíritu es eterno, ¿por qué entonces tememos que tenemos que morir?” Así que también somos eternos. Nuestra alma es una entidad consciente y su verdadero hogar es, naturalmente, toda conciencia, el verdadero hogar de nuestro Padre. Pero se ha rodeado de mente y materia y los sentidos dirigidos al exterior, y se ha identificado tanto con ellos que ya no podemos distinguir entre nosotros mismos y nuestro cuerpo. El cuerpo está cambiando. Nos hemos identificado con el cuerpo tanto para que ahora pensemos que somos eternos, pero eso es un reflejo de Dios dentro de nosotros. Nunca pensamos en morir. El alma nunca puede morir, pero tiene que abandonar el cuerpo algún día. Nuestra experiencia diaria nos muestra que nuestro cuerpo funciona mientras vivimos en él, y que vivimos en el cuerpo mientras un poder de control nos mantenga en cuerpo.

El cuerpo humano es una casa maravillosa en la que vivimos. Tiene nueve aberturas: dos ojos, dos orejas, dos fosas nasales, la boca y dos en los órganos genitales, pero aún no podemos escapar de ella. Es una casa maravillosa en la que vivimos. La respiración sale al exterior y nuevamente se empuja hacia el cuerpo, no puede permanecer afuera. Hay una fuerza que la controla para que regrese al cuerpo. Ese mismo poder controlador se llama con diferentes nombres: Dios, y muchos otros nombres.

En el cuerpo humano podemos conocer a Dios, pero primero tenemos que conocernos a nosotros mismos porque sólo el alma puede conocer a Dios. Podemos reconocer sólo a alguien que es igual a nosotros. Pero como dije, estamos tan identificados con la mente, la materia y los sentidos dirigidos al exterior que no podemos diferenciarnos del cuerpo. Decimos muchas cosas: “No soy el cuerpo, no soy el intelecto, no soy el aire vital (pranas)”, pero ¿podemos analizarnos a nosotros mismos? Decimos: “Es mi abrigo, es mi reloj, es mi sombrero.” Se puede quitar esas cosas a voluntad. También decimos: “Ese es mi cuerpo”. ¿Pero podemos quitarlo? Sin embargo podemos observar que llega el momento cuando tenemos que abandonar el cuerpo y el cuerpo es llevado a la cremación o al cementerio, de acuerdo con la costumbre de la religión respectiva.

Entonces ¿Qué es eso que da vida a este cuerpo, y que somos nosotros? Todos los Maestros dicen que este mundo es temporal, transitorio, no dura para siempre. Todos estamos bajo una gran ilusión, tanto los educados como los no educados, los viejos y los jóvenes, los ricos y los pobres. ¿Y por qué estamos bajo ese gran engaño? Porque no nos hemos conocido a nosotros mismos. Somos los moradores del cuerpo. El cuerpo está compuesto de materia y cambia constantemente a la misma velocidad que todo el mundo (a nuestro alrededor). Como nos hemos identificado con el cuerpo, que está cambiando a la misma velocidad que el mundo entero, nos parece que es inmutable. Es como sentarse en un tren y un segundo tren conduce a su lado en la misma dirección y a la misma velocidad, a veces eso sucede. Entonces se piensa que ambos trenes se detienen, aunque en realidad ambos corren a la misma velocidad. Así que esa es la ilusión de la que tenemos que salir.
Guru Nanak dice: “Mientras no nos conozcamos, todos estamos sujetos a un gran engaño”. ¿Cómo podemos salir de este engaño? Sólo tenemos que saber cómo salir del tren. Si uno sale del tren ve que corre muy rápido. Esta es la ilusión en la que nos encontramos todos. Todos los Maestros que vinieron en el pasado tenían como eslogan “Conócete a ti mismo”. Cristo lo dijo al igual que Guru Nanak, está en los Upanishads y los antiguos griegos establecieron lo mismo: “Gnothi seauton”.
El propósito por el cual los Maestros vienen es despertarnos: “Bueno, oh hombre, estás identificado tanto con el cuerpo, los sentidos externos y los placeres que te has olvidado de ti mismo”. El cuerpo humano es el más elevado de toda la creación y en él se puede reconocerse a sí mismo. ¿Cómo? Al salir de esta ilusión, mediante el autoanálisis, al elevarse por encima de la conciencia del cuerpo.

¿Cómo se hace eso? ¡Este es el punto crucial! Dejaremos el cuerpo algún día, todos nosotros, sin excepción, pero si ahora aprendemos cómo abandonar el cuerpo, entonces este misterio de la vida está resuelto. Si sabemos cómo abandonar el cuerpo, sabremos y reconoceremos al Poder que nos controla en el cuerpo. Entonces nos convertimos en colaboradores conscientes del plan divino. Eso es lo que dicen todos los Maestros. Maulana Rumi dijo: “Oh alma, eres el habitante del verdadero hogar de tu Padre, que es la permanencia eterna e inmutable, sin embargo te aferras al polvo y a la materia. ¿Por qué no te despiertas? ”Él dice además, “Es una vergüenza” usa la palabra ‘vergüenza’, “somos hijos de Dios, somos hijas de Dios, pero estamos lejos de nuestro hogar, la mente y los sentidos nos alejan, estamos lejos del Padre”.

Donde estas, en un país extranjero, olvidas tu hogar por completo. Así que ¡piensa en tu hogar y en quién eres! ¿Y cómo se puede hacer eso? En las Escrituras encontramos: “¡Quédate quieto y sabe que eres Dios!” Somos espíritu en el hombre, somos entidades conscientes pero nos identificamos tanto con la mente, el cuerpo y los sentidos externos que nos hemos olvidado de nosotros mismos. Un santo dijo que hemos cometido un terrible crimen contra nosotros mismos. ¿Cuál es ese crimen atroz? ¡Eres el habitante del cuerpo y has olvidado del habitante, de tu verdadero ser!

Ahora, lo que sea que estemos haciendo, lo estamos haciendo al nivel del hombre o del cuerpo humano. Si le preguntan a un niño pequeño de tres o cuatro años, “¿Quién eres?”, abre los ojos y abre la boca. Él está experimentando algo aquí (detrás de la frente). A medida que crece en años, le preguntas de nuevo: “¿Quién eres?”, dice: “Soy el señor Smith, soy el señor Josef, soy estadounidense, soy francés, soy alemán, soy indio. Se ha olvidado de quién es. Este es el engaño o ilusión. Se podría decir que tenemos que salir del olvido o ignorancia. Solo podemos salir cuando nos analizamos a nosotros mismos (elevándonos sobre el cuerpo).

Todos los Maestros que han venido, nos han estado diciendo lo mismo, por supuesto, en su propio idioma que prevalecía en ese momento. En las Escrituras encontramos: “¡Metemos nuestros tesoros en el cielo!“ Los tesoros que se encuentran aquí se los comen las polillas y el óxido, y ese es un lugar donde las polillas y el óxido no pueden hacer nada. Es allí donde se debe almacenar algo. Una vez más dicen: “A menos que no perdamos a nosotros mismos, no podemos tener una vida eterna”. Estamos viviendo una vida superficial al nivel del cuerpo humano y nunca nos sumergimos para ver qué somos, quienes somos. Nos estamos clavando en las cáscaras externas de la nuez sin preocuparnos por el núcleo interno.

El hombre tiene tres aspectos: tiene el cuerpo humano hecho de materia, tiene el intelecto, y él es alma – alma encarnada. Somos afortunados porque hemos obtenido el cuerpo humano. Hemos hecho un gran progreso físico en lo que se refiere a posesiones externas. Intelectualmente también estamos haciendo inventos maravillosos, pero con todo eso, cada vez que le preguntamos a alguien: “Bueno, ¿cómo te va espiritualmente?”, incluso pregunta: “¿De qué hablas?” Estamos viviendo nuestras vidas de “comer, beber y ser feliz “, una forma de vida epicúrea, sin preocuparnos por nuestro propio ser.

Hay ciertos valores en la vida, algunos de los cuales son extremadamente importantes, algunos son menos importantes y otros completamente insignificantes.. Así que el cuerpo humano es un regalo de Dios y tiene el rango más alto en la creación. El hecho de haberlo recibido es una oportunidad de oro porque sólo en el cuerpo humano podemos reconocer a Dios. Kabir dice: “Manténlo tanto tiempo que puedas. Una vez que se te haya ido de las manos, será muy difícil conseguir un nuevo cuerpo humano”. Los viejos Rishis se esforzaban mucho, vivían al menos cien años. Otro Maestro dijo: “Pues bien, cuida este caballo en el que estás montando”. – “Una mente fuerte en un cuerpo fuerte.” Por lo tanto el cuerpo debe ser cuidado, no debemos descuidarlo. Al mismo tiempo, sin embargo, debemos ser conscientes de que nosotros mismos no somos el cuerpo, sino los habitantes del cuerpo. En las Escrituras encontramos: “¿No es el cuerpo más que el vestido y la vida más que la carne?” ¿No es todo lo que poseemos menos importante que nuestro cuerpo? ¿Y no somos más importantes que nuestro propio cuerpo? Si la casa se incendia y te has escapado, dices: “¡Gracias a Dios, estoy salvado!”. Así que el cuerpo es más valioso que las posesiones. Si ocurre cualquier accidente – ¡Dios no lo quiera! – decimos: “Gracias a Dios estoy salvado”. Porque nuestra vida es aún más valiosa que el cuerpo. Pero, ¿cómo nos comportamos? Cuidamos día y noche, 24 horas al día, sólo de nuestras posesiones externas o del cuidado de nuestro cuerpo. Pero nunca nos preocupamos ni un poco por nuestro propio ser. ¿Quién podría decir que somos sabios?
Por lo tanto eres el tesoro más valioso en este cuerpo humano. Dios lo ha guardado, encerrado en diferentes cajas, se podría decir. Un diamante valioso lo guardamos en un cofrecillo, luego en un segundo y después en un tercero. De manera similar, Dios ha guardado la forma de Cristo dentro de nosotros – nuestro propio ser y el Poder controlador que nos está controlando en el cuerpo. La primera es una caja de hierro, este cuerpo físico. Dentro de eso está el cuerpo astral y tenemos además el cuerpo causal. Estas son las tres cajas, y nosotros, por ser lo más valioso, nos encontramos dentro de estas tres cajas. Tenemos que sacudirnos de los recipientes para poder reconocernos a nosotros mismos.

El profeta Mahoma dice: “Dios dice, ‘yo soy el tesoro escondido dentro de ti’”. Eres Dios en el hombre, eres espíritu en el hombre. Cuando podemos liberarnos de estas cajas, sabemos: “El Padre está en mí y yo estoy en el Padre, yo y mi Padre somos uno”. “El Hijo está teñido del color del Padre, el Padre habla a través del Hijo.” Esto lo habrás experimentado, pero ¿cuándo? Cuando te sacudes este cuerpo. Así que el macrocosmos está en el microcosmos del ser humano. Tenemos que resolver este misterio de la vida: ¿Qué somos? ¿Quiénes somos?

Tenemos ciertos valores de la vida, estamos avanzando maravillosamente tanto física como intelectualmente. Pero hemos hecho poco o nada por nosotros mismos. Con todos estos avances físicos, acabamos de descubrir tantos sistemas, cómo mantener el cuerpo, cómo funciona, por qué está desequilibrado y cómo se puede restaurar el equilibrio. Tenemos tantos sistemas, el más antiguo es el sistema Ayurveda, después el sistema Unani, luego viene
Alopatía, luego Homeopatía, Naturopatía y muchos otros, estos son sólo para mantener nuestro cuerpo.

Intelectualmente estamos avanzando maravillosamente. Podemos escuchar las voces de miles de kilómetros a través de las radios. Ahora también podemos oír y ver quién habla por televisión. El mundo se ha vuelto pequeño debido a los aviones. En unas pocas horas podemos atravesar de un extremo al otro del mundo. También podemos dar la vuelta al mundo dentro de unas horas. ¡Es maravilloso! Ahora (1963) estamos tratando de alcanzar la luna. Pero con todos estos avances, ¿estamos contentos? No! Cada persona es infeliz. Gurú Nanak dice, “Todo el mundo es infeliz.” Kabir dice: “No he visto a una persona que sea feliz después de entrar en el cuerpo humano.” Y Tulsi dice: “Todos son infelices, ya sea por problemas físicos, financieros o mentalmente.” Entonces, ¿hay alguna esperanza de que una persona sea feliz? Todos buscamos la felicidad, ¿no es así? Ganamos dinero, acumulamos posesiones, construimos edificios, nos casamos, tenemos hijos, ¿Y para qué? ¡Para ser felices! Pero no encontramos la felicidad aunque existe. La verdadera felicidad está dentro de nosotros. Así que con todos estos avances no hemos podido ser felices. La razón es que descuidamos el tercer aspecto, nuestro propio ser, el aspecto espiritual. Cuando oramos, leemos ciertas Escrituras o realizamos de una manera u otra los ritos y rituales religiosos, estas son buenas acciones. Leer las Escrituras y avanzar intelectualmente es sólo un alimento para el cerebro, para el intelecto. Y del alimento físico que damos al cuerpo, volvemos física e intelectualmente fuerte. ¿Qué hemos dado a nuestra propia alma? Hay un pan de vida y agua de vida. Si podemos consumir eso, también podemos llegar a ser espiritualmente fuertes.

¿De dónde podemos obtener ese pan de vida? Tulsi dice: “Bueno, deberíamos sentarnos a los pies de un Maestro, para que podamos ser felices. Recibiremos el pan y el agua de la vida. Tal vez se sabe lo que sucedió cuando Jesucristo fue a un pozo donde estaba una señora samaritana que tenía una jarra llena de agua en la cabeza. Jesús le pidió a ella que le diera un poco de agua para beber. Pero ella dijo: “Bueno, es muy extraño, somos samaritanos. Los judíos no quieren tratar con los samaritanos, ¿por qué me pides agua? ” Jesús respondió: Si supieras quién es que te pide agua, se la habrías dado”. Entonces Cristo dijo: “Este agua que llevas, calma la sed sólo temporalmente, pero tu sed vuelve una y otra vez. Si hubieras venido a mí, te habría dado el agua viva de la vida que habría saciado tu sed para siempre”. Luego, nuevamente dijo:” Yo soy el pan de vida. Soy el pan de vida y este pan de vida ha venido del cielo. Quien me come y bebe tiene vida eterna. ”(Jn. 6,48 – 58) Así que un Maestro, o sea el polo humano a través del cual Dios habla, o el portavoz de Dios, puede darnos el pan y el agua de la vida. ¿Y qué es ese pan o agua de la vida? Se puede leer (en el Evangelio de San Juan): “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros”. ¿Y qué es la Palabra? Dios es sin-palabra. El Dios absoluto no tiene forma. Cuando se expresó, se le llamó a ese Poder el Poder de Dios en Acción, Verbo o Palabra, Naam o Shabd. Esa es la causa de toda la creación. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.” Toda la creación surgió después del Verbo. ¿Y dónde está ese Verbo o Palabra? “Tu Verbo habita en el cielo”. Este Verbo es el pan de vida que ha venido del cielo. Donde se ha manifestado, materializado en algún polo humano (Maestro), puede conectar tu alma con el Verbo, retirándola de la mente y la materia y puede darte ese pan de vida. Sólo podemos ser felices si recibimos el pan y el agua de la vida. Cito estas palabras de la Biblia porque ustedes están más familiarizados con la Biblia (que con otras Escrituras). Exactamente las mismas palabras encontramos también en las declaraciones de otras Escrituras Sagradas, en el idioma respectivo, por supuesto.

Mientras no nos hayamos desarrollado espiritualmente y no hayamos recibido el alimento de la vida, el pan de vida, no seremos felices. Hemos hecho tantos inventos y ahora estamos en peligro de una guerra atómica. ¡Gracias a Dios que Su misericordia nos ha protegido hasta ahora! Sin embargo nuestro propio intelecto se ha vuelto contra nosotros. Si primero nos hubiéramos reconocido a nosotros mismos, todos los inventos se hubieran utilizado para ayudar a la humanidad. Pero debido a que sabemos poco o nada acerca de nuestro propio ser, estas mismas cosas se han convertido en una amenaza a nuestro alrededor. Si tal guerra ocurre, significaría el fin del mundo.

Sólo en el cuerpo humano podemos recibir el pan de vida. ¿Quién puede dárnoslo? Él que es el Verbo Encarnado. Es Dios en el hombre, Dios en acción manifestado en el hombre, quien puede conectarnos con Dios, el Verbo. Para este propósito nos hemos unido a diferentes religiones. Representan las enseñanzas básicas impartidas por todos los Maestros cuando vinieron. Los que los conocieron a estos Maestros, recibían el pan y el agua de la vida trascendiendo la conciencia del cuerpo y aprendiendo a separarse de la mente, el cuerpo y los sentidos externos. Es cuestión de puro autoanálisis.

La palabra “religión” viene del latín: “re” y significa “atrás” (o “otra vez”), y “ligio” viene de la raíz “ligare”, que significa “unir”. El verdadero significado de “religión” es por lo tanto: “Reconectar el alma con Dios.”. Existe el aspecto social de la religión: cada religión ha desarrollado sus ritos y rituales y formas de oración. Practicarlos son buenas acciones. Las religiones nos recomiendan leer las escrituras. Son buenos registros de los hallazgos, de las experiencias de los Maestros que vinieron en el pasado. Cuentan sus experiencias con Dios y su camino hacia el autoconocimiento, qué obstáculos encontraron, qué los ayudó: todas estas cosas están bellamente descritas. Se podría decir: los Maestros del pasado hablan a través de los libros. Esto despierta en nosotros un interés por tener las mismas experiencias que tuvieron en sus vidas. Mientras no experimentemos lo mismo que ellos, no podemos estar realmente satisfechos. Así surge en nosotros el despertar, el deseo, el anhelo de conocer a Dios. Entonces, las Escrituras pueden despertar o crear un interés, pero no pueden transmitirnos las experiencias de las cuales nos informan. Orar y realizar ciertos ritos y rituales religiosos es algo bueno, desarrolla en nosotros amor y devoción por Dios. Son buenas obras, preparan el terreno.

Kabir dice: “Bueno, es una pena, hemos recibido el cuerpo humano, lo más alto de toda la creación, pero no aprovechamos esa oportunidad de oro”. Él dijo: “¡Oh alma, despierta! Si no despiertas ahora mientras vivas en el cuerpo humano, ¿cuándo lo harás? “Los viejos Vedas dicen lo mismo: “¡Despierta, levántate y no te detengas hasta alcanzar la meta!” Son exactamente las mismas palabras que los Rishis usaban hace miles de años, que Kabir pronunció hace unos 500 años y que fueron también expresadas por Guru Arjan Dev. Él dice: “¡Despierta, levántate, estás en tu camino de regreso a Dios! ¿Por qué pierdes el tiempo?” ¿Qué significa este despertar? Dormimos a nivel del cuerpo humano y de las fuerzas sensoriales dirigidas hacia afuera. Nos hemos identificado tanto con ellos que estamos despiertos por fuera y dormimos por dentro. Y no conocemos este Poder de control que nos mantiene en el cuerpo. Sin embargo este Poder está dentro de nosotros. Gurú Arjan dice: “Dos hermanos viven en la misma casa, pero uno no habla con el otro”. ¿Y quiénes son los dos hermanos? El alma y el Alma Suprema que es el Poder controlador que nos mantiene en el cuerpo. Otro santo dice: “El Alma y el Alma Suprema, Dios, están durmiendo en la misma cama. Pero el alma está simplemente tan identificada con los sentidos y los placeres que está despierta en el exterior pero duerme interiormente. Y Dios está esperando que abra los ojos”. Él anhela tenernos con Él pero somos bastante ignorantes al respecto. El niño está afuera jugando en el polvo con otros niños y la madre está esperando que el niño regrese y obtenga la comida. Así son las cosas. Por eso los Maestros dicen: “Debemos ser como los niños pequeños, porque de ellos es el Reino de los cielos “. Los niños tienen amor por todos. Si dejamos solos al hijo de un rey y a un niño de la calle, se abrazarán, se amarán y serán felices juntos. Para ellos no hay dualidad, no hay diferencias de clases, ni alto ni bajo. ¿Y nosotros? Somos ricos, somos más educados que otros, somos más altos, los otros son más bajos. Entonces, esto es lo que se entiende por “deberíamos ser como los niños”.

Con esto quiero decir que nuestra meta más alta es conocer a Dios. Para este propósito nos hemos unido a diferentes escuelas – las religiones. Deberíamos ver si hemos logrado este objetivo o no. Los Maestros han venido en todas las religiones. A través de un estudio comparativo de las religiones, se puede ver que todas decían lo mismo, por supuesto en su propio idioma que prevalecía en ese momento. La afirmación de que sólo una determinada religión conduce al conocimiento de Dios no está confirmada por la historia. Los Maestros han declarado igualmente que uno debe tener respeto por todas las personas. ¿Y quiénes son los Maestros? Es Dios quien habla a través de Ellos. Ellos explican: “Yo y mi Padre somos uno.” Se han dado cuenta del hecho de que el Poder de Dios trabaja a través de un cuerpo humano. Y el que conoce la verdad puede mostrarla a los demás: “Nadie conoce al Padre, sino el Hijo, y a quien el Hijo quiere revelarlo”. Tulsi dijo: “Si quieres ser feliz, siéntate a los pies de un Maestro”.

¿Qué es Él (el Maestro)? Él es un hombre, un ser humano como tú, tiene los mismos dos ojos, dos orejas, dos manos, dos pies, nació de la misma manera y la construcción interna del cuerpo es la misma. Pero hay una gran diferencia entre Él y una persona común: (a diferencia de Él) nuestra alma está bajo la influencia de la mente, nuestra mente está bajo la influencia de los sentidos, y nuestros sentidos son atraídos por los placeres externos. No podemos disponer de nosotros mismos a voluntad, no somos libres, somos arrastrados como cualquier cosa, queramos o no. Guru Arjan se refiere a esto con un ejemplo: supongamos que hay una casa y hay un ama de casa allí, y ella tiene algunas criadas, cuatro o cinco. Y ninguna criada obedece sus órdenes. ¿Cuál será el estado de la casa, si nadie cuida a lo que dice el ama de casa? Entonces, lo primero es que esos sirvientes que nos han dado, deben obedecer nuestras órdenes. Nosotros no deberíamos ser arrastrados por ellos, sin embargo, ellos deberían estar bajo nuestro control. Somos los habitantes de la casa, el dueño de la casa. Se nos han dado cinco sirvientes: estas percepciones dirigidas hacia el exterior. Hay cinco poderes sensoriales conectados con la conciencia que actúan a través de los órganos sensoriales externos: el sentido de la vista a través de los ojos, el sentido del oído a través de las orejas, el sentido del olfato a través de la nariz, el sentido del gusto a través de la lengua y el sentido del tacto a través de la piel. Estos cinco sirvientes nos han arrastrados hacia fuera, en cada momento de nuestra vida. A veces sentimos que no queremos hacer algo en particular, pero somos atraídos irresistiblemente por los sentidos externos. Primero hay que controlar a estos sirvientes. Deberíamos estar en grado de no ver con los ojos abiertos (si no queremos ver). ¡Tendríamos que controlar nuestro sentido de la vista! ¡Deberíamos tener control sobre nuestro sentido del oído aunque con los oídos abiertos! Incluso mientras estamos sentados en multitudes deberíamos ser capaces de no escuchar nada.

¿Qué es esa voluntad (humana)? La atención es la expresión externa de nuestra alma y los sentidos sólo pueden funcionar a través de la atención. Conocemos esta experiencia de nuestra vida diaria: a veces estamos muy concentrados y nuestra atención está completamente absorta en algún pensamiento. Alguien nos llama, pero no oímos, aunque nuestros oídos están abiertos. A veces tenemos los ojos abiertos, pero no vemos nada. (Se dice que) Newton estaba sentado junto a una carretera resolviendo ciertos problemas matemáticos. Estaba tan concentrado que cuando una banda de música pasaba junto a él (no oía nada). Poco después, alguien se acercó y le preguntó si la banda había pasado y él respondió:- “No, no lo sé”. En la vida diaria a veces sucede que cuando estamos muy absortos, alguien nos llama, no oímos, aunque nuestros oídos están abiertos. Del mismo modo, alguien viene, se sienta a nuestro lado y se va de nuevo, pero como estamos tan concentrados, no nos damos cuenta de quién vino o se fue. ¿Por qué es eso? Es la atención. Si nuestra atención, la expresión del alma, está enfocada en algo, los sentidos externos no pueden trabajar.

Entonces, lo primero es tener control sobre nuestros sentidos externos. Esto es posible cuando se controla una cosa: la atención. ¿Qué sucede cuando podemos enfocar nuestra atención en algo de una manera disciplinada? Los sentidos externos, nuestros sirvientes, no nos arrastrarán a ninguna parte o no nos distraerán. Ahora permitimos que nuestros ojos vaguen, vemos un hermoso paisaje, y algo nos atrae muchísimo. Conocemos la costumbre de ir a algún lugar para ver algunos paisajes o una película en el cine. En realidad no queremos ir, pero las piernas van por si solas. El hábito se convierte en naturaleza. Así es en general. Debemos tener control sobre nuestros sentidos, sólo entonces somos capaces de retirarnos del exterior hacia el interior para encontrar a Dios.

¿Dónde está Dios? Le buscamos en las Escrituras. En las Escrituras encontramos las experiencias de los Maestros del pasado que encontraron a Dios. ¿Dónde? Dicen: “Debemos llamar a la puerta en nuestro interior. Él es el alma de nuestra alma. Vivimos en el cuerpo y ese Poder Controlador también reside en nosotros ”. Donde sea que esté una cosa, si deseamos encontrarla, tendremos que ir allí donde está. El acceso más directo a Dios está dentro de nosotros. Él es el Poder que nos controla y nos mantiene en el cuerpo. ¿Cuándo puede uno volverse hacia adentro para verLo? ¡Debemos retirarnos del exterior. Y para retirarnos del exterior debemos ser capaces de concentrar nuestra atención de cierta manera para tenerla bajo control. Esta es una cosa. Si venimos del sol ardiente y entramos en el vestíbulo frío de un edificio, nos sentimos refrescados. Por supuesto nos sentimos refrescados, pero eso no es suficiente. Tenemos que elevarnos por encima de los sentidos. Ahí encontramos a Dios. Primero tenemos que retirarnos del exterior. Para eso, la mejor manera, y la manera más fácil y natural, la manera creada por Dios es controlar la atención y retirarse del exterior. Pero retirarse del exterior es algo difícil. Daré un ejemplo. Un niño está encerrado en una habitación oscura. ¿Qué hará él? Romperá las puertas y llorará. Pero si el niño encuentra algo muy interesante, muy atractivo y fascinante en su interior, estará tranquilo.

Con nuestra mente es similar. ¿Por qué no se queda adentro, sino que se va afuera? Porque busca alegría en las cosas externas. Los placeres exteriores se pueden dividir en dos cosas: las cosas bellas para el ojo por un lado como buen paisaje y belleza y sonidos muy encantadores o fascinantes, canto, voz, por el otro. Exteriormente, estas son las cosas principales que siempre atraen nuestra atención hacia el exterior y las tenemos día a día, esta repetición diaria se ha convertido en un hábito para nosotros, y el hábito se ha convertido en nuestra naturaleza. Así que tenemos que deshacernos de este hábito. Pero sólo podemos hacer esto si encontramos algo más atractivo, mucho más fascinante , más encantador y más sabroso dentro de nosotros mismos. Y Dios provee esto, esa cosa también está dentro de nosotros. ¿Y qué es eso? Dios es Palabra, el Verbo que es el Poder controlador de nuestra alma dentro del cuerpo. Esa Palabra, el Poder de Dios-en-Acción, tiene dos aspectos: Dios es luz y Dios es la dulce sinfonía del sonido.

Entonces, cuando nos retiramos del exterior y vemos la luz de Dios que ya está dentro de nosotros, y escuchamos la voz de Dios que es muy encantadora, cuando tenemos ese sabor o dicha dentro, naturalmente dejaremos todo en el exterior. Es como llenar dos vasos con agua y poner una o media cucharada de azúcar en uno y cuatro o cinco cucharadas de azúcar en el otro. Si probamos el primer vaso, tendremos un sabor dulce y querremos beberlo. Pero una vez que hayamos probado una gota del segundo vaso y luego probamos otra gota del primero, ya no nos gustará más. Diría que no es la mente que es culpable, le hemos dado cosas así, más allá de eso la mente no conoce ninguna otra dulzura superior.

Cuando encontramos a un Maestro, Él puede ayudarnos a retirarnos del exterior; Él es competente para elevar el alma por encima de los sentidos. Él puede sacarnos de por encima de esta cortina de hierro del cuerpo humano, abrir el ojo interior, para que veamos la luz de Dios que es la más encantadora y la más hermosa. También abre el oído interno para que se pueda escuchar esa voz de Dios, la sinfonía de las esferas, la música de las esferas. Son encantadoras y hermosas – toda la gloria y la belleza yacen dentro de nosotros. El plano astral es más hermoso que el plano físico. El plano causal es aún más hermoso que el astral. Cuando trascendemos todo esto, nos encontramos en el plano más bello y encantador. Tulsi, un gran santo del Este, nos dice que cuando llegó al tercer plano, (Brahmand), dijo: “Es un plano muy hermoso”. Además, dijo: “Cuando trascendí Brahmand o el tercer plano, pensé: ‘Oh, bueno, Brahmand o el tercer plano era un lavadero sucio”.
Eso es lo que podemos experimentar por dentro. Cuando los Maestros hablan de las cosas más encantadoras del interior, no lo creemos. Cristo dijo: “Bueno, no creen lo que digo sobre las cosas externas, ¿cómo se podría creer si hablo de los cielos? Esto es algo que está dentro de nosotros. La luz de Dios y la Palabra de Dios, la voz de Dios. Tenemos referencias en las Escrituras. “Si cierras las puertas del templo del cuerpo, verás la luz del cielo”. – ” Si tu ojo fuere singular, todo tu cuerpo será luminoso”. Otros también dicen: “Cuando tus sentidos externos se vuelven hacia adentro, la luz está ahí”. No tenemos que crearla, visualizarla o premeditarla, es simplemente una cuestión de volverse hacia adentro, llamar a la puerta dentro de nosotros, como dice Emerson, para mirar dentro y luego elevarnos por encima de los sentidos – y lo encontraremos.

Se puede ver que los lugares sagrados de adoración que tenemos están hechos según el modelo del hombre. Los templos hindúes tienen la forma de cúpula como una cabeza. Allí se encuentran los símbolos de luz y sonido: suena una campana y la luz está allí. Las iglesias tienen la forma de cruz o de nariz (en la planta). Allí se encuentra la luz de una vela encendida y el sonido de campanas. Cuando rezan en el templo hindú, encienden una vela y tocan una campana. Estos son modelos (del hombre) colocados ante nosotros para hacernos saber que el principio de luz y sonido está reverberando dentro de nosotros. Lo encontraremos cuando toque o golpe adentro, invirtamos y vayamos adentro. Él, a quien tenemos que encontrar, ya está dentro de nosotros. Él es el Poder controlador de nuestra alma en el cuerpo. “Oh hombre ignorante, ¿por qué has buscado en el lugar equivocado? ¿Por qué no buscarlo allí dónde está? Él está muy cerca de ti. ”Cuando tu ojo interno se abre, ves dónde estás.

Si encontramos a un Maestro, Él nos da esta experiencia de cómo llamar a la puerta interior, cómo retirarse del exterior y entrar en el laboratorio del cuerpo humano. Él nos da una experiencia demostrativa y nosotros podemos testificar que es así. ¿Cuándo lo encontramos esto? Cuando obtenemos la primera sesión (en la iniciación). Antes de eso, somos ciegos. ¿Quién es una persona ciega? Los Maestros la definen: “Aquellos que no tienen ojos en la frente, no son considerados ciegos. Ciegos son ellos, que tienen ojos en el cuerpo exterior, pero el ojo interno está cerrado”. Podemos ver en la historia que todos los Maestros, cuando vinieron, abrieron los “ojos” de la gente – este tipo de “ojos”.

Antes de llegar a ellos, estábamos ciegos, sin ver esa luz de Dios. Nuestros ojos estaban sellados. Él rompe los sellos y comenzamos a ver la luz. Cuando regresamos, somos personas “con ojos” que ven. Cuando cerramos los ojos ahora, vemos oscuridad dentro. Y después de esa iniciación, encontramos luz dentro cada vez que nos sentamos a la meditación, ¿no es una gran diferencia? Cuando venimos al Maestro, estamos sordos. Él rompe los sellos de nuestros oídos, y comenzamos a escuchar las dulces sinfonías de las esferas. ¡Qué bendición es tener un Maestro vivo que sea competente para darnos esta experiencia para empezar! ¡Debemos tener en cuenta que los Maestros no hacen falsas promesas! No dicen que sólo se puede ver después de la muerte. ¿Quién sabe si podemos verlo entonces o no? Quieren darnos algo en la práctica: ¡Dinero en efectivo, no a crédito! Dicen: “Bueno, quien ha aprendido algo en esta vida, es una persona erudita incluso después de dejar el cuerpo y quien es una persona ignorante mientras vive en el mundo, no puede convertirse en alguien educado después de la muerte”.

Estamos aquí en esta sala. Si salimos de la habitación, somos exactamente iguales que cuando estábamos en la sala. Por lo tanto es necesario e imprescindible tener la experiencia en la vida. “Más vale pájaro en mano que ciento volando”. Los Maestros nos dan dinero en efectivo, algo para tener una experiencia durante la vida. Incluso dicen:”¡No se debe creer en las palabras de los Maestros. Tampoco se debe creer en las Escrituras!” Se puede tomar como una base para la experimentación, pero no te convencerá hasta que tengas la misma experiencia. Esto es lo que hacen los Maestros. Así como un médico es una persona que ha adquirido su conocimiento del estudio de la anatomía, así también el hombre que se ha elevado por encima de la conciencia del cuerpo ve la luz de Dios y oye la voz de Dios, parece ser una persona común como ustedes desde fuera, pero tiene competencia. Cuando quiere, se eleva por encima de la conciencia del cuerpo y entra en el más allá. Si alguien viene a Él, al Dios en Él, – Él es Dios en el hombre y hombre en Dios – el Dios en Él ayuda a los demás a tener la misma experiencia. Para resolver el misterio de la vida, es necesario sentarse a los pies de alguien que ha resuelto el misterio de la vida. Para conocer a Dios, naturalmente se requiere la compañía de alguien que conozca a Dios. Hablar de Dios es otra cosa que conocer a Dios. Hablar de riqueza es otra cosa que ser rico. Hablar de la salud no es lo mismo que estar sano.

Cada vez que los Maestros han venido, daban estas cosas muy prácticas. “Nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquellos a quienes el Hijo lo quisiere revelar”. El Maestro de un hombre tiene que ser un hombre. Cuando nace un niño, la madre es su maestra, sus hermanos son maestros. Cuando va a la escuela para aprender algo, hay algunos maestros allí. Ellos también son seres humanos. Cuando tenemos que desarrollarnos de cualquier manera o deseamos aprender, naturalmente buscamos a alguien que sea experto en ello. En todos los conocimientos externos dependemos de los sentidos físicos. Aquellos que quieren conocer a Dios, que está más allá de todos los sentidos, inescrutable e indefinible, y fuera del alcance de nuestro intelecto, ¿no necesitaríamos a alguien que pueda ayudarnos allí? ¡Debemos decidir en lo más profundo de nuestro corazón! Necesitamos a alguien para tener esa experiencia, alguien que tenga la competencia de elevarnos por un tiempo y abrir nuestro ojo interno. Empezamos a ver la luz y podemos dar testimonio de ella, puede ser poco o más según la experiencia pasada de cada persona.

El hombre está en desarrollo. Por eso Cristo dijo a sus discípulos: “Ustedes son bienaventurados porque pueden ver cosas que los antiguos profetas y sabios no podían ver a pesar de todos sus esfuerzos. Pueden oír cosas que los viejos profetas y los sabios no podían oír”. Entonces les dijo: “Lo que se les ha dicho en secreto, irán y hablarán desde lo alto de las casas.” Ustedes han encontrado la verdad. Resuelven el misterio de la vida para atraer la atención de aquellos que buscan a Dios.

Somos afortunados de tener el cuerpo humano. Nos hemos unido a varias escuelas de pensamiento con el propósito de conocer a Dios. Ahora tenemos que saber si hemos logrado estas cosas que acabo de explicar de manera directa, de lo que todos los Maestros hablaron y dieron a quienes vinieron a ellos con ese propósito. Quien lo tiene es afortunado. Si no, al menos han dado los primeros pasos. No es necesario cambiar la religión, permanezcan allí donde están, estas enseñanzas ya existen ahí. La verdad es una. Todos los Maestros que vinieron, dieron la misma verdad. Ahora necesitamos a alguien que pueda ayudarnos a dar un paso más allá. Leer las Escrituras es una buena cosa. Pero incluso para comprender el significado correcto de las Escrituras, se necesita a alguien que haya recorrido ese camino, porque los Maestros hablan de lo que ellos mismos vieron. Si ahora vamos a interpretar las escrituras al nivel del intelecto, no podemos valorarlas debidamente. Si se encuentra a alguien que haya recorrido el camino, que ya ha tenido la misma experiencia en su vida, él puede mostrar el significado correcto de esto.

Supongamos que se dice: “Este es un reloj”, al decir la palabra “reloj” me refiero solo a este reloj, no a un perro o a una casa, ni a un elefante o un edificio. Los intelectuales dan diferentes versiones de la misma cosa. Si se quiere entender el verdadero significado de las Escrituras, se necesita a alguien que haya recorrido el camino. Realizar ciertos ritos y rituales nos ayuda a desarrollar amor y devoción en nosotros. Este es el primer paso. Son buenas acciones. Hemos dado el primer paso, ahora tenemos que dar el siguiente paso para elevarnos por encima de la conciencia del cuerpo. “¡Aprende a morir para que puedas comenzar a vivir!”. Se dirá: “¿Cómo podemos morir?” San Pablo dijo: “Muero diariamente”. Guru Nanak dijo: “Aprende a morir cien veces al día”. Los santos mahometanos dicen lo mismo, y también todos los demás. Nacer por segunda vez o en el más allá es una experiencia práctica. Dicen: “Abre el ojo interno que ve la luz que ya está allí”.

Así que no estoy aquí para defender una nueva religión. ¡Permanezcan donde están! ¡Sean cristianos! ¿Qué dijo Cristo? “Abre el ojo interior y ve la luz de Dios dentro de ti”. Quien ve la luz de Dios, es un verdadero cristiano. Pero si no se ha visto la luz de Dios, ¿entonces? Nos hemos unido a esa escuela (de pensamiento), pero aún no nos hemos convertido en verdaderos cristianos. Del mismo modo, un sikh es aquel que ve la luz de Dios. Podemos practicar las formas externas (de una religión), ese es el primer paso. Pertenecer, vivir en alguna religión es una bendición, pero debemos elevarnos por encima de ella. Si no vivimos en ninguna religión, habrá corrupción o deberíamos que fundar una nueva religión. ¿Por qué no quedarse en las religiones que han pasado la prueba de los tiempos? Si hay algo adulterado, sólo debemos dejarlo a un lado y vivir de acuerdo con las verdaderas enseñanzas que los Maestros dieron de vez en cuando. Como dije, no he venido para defender una nueva religión. ¡Permanezcan donde están! Esta es la verdad que todos los Maestros han proclamado. Solo debemos conocer a alguien que sepa el camino. Necesitamos un maestro en cualquier materia que tengamos que aprender. Sentémonos a sus pies (a los pies de un Maestro). Él es nuestro verdadero amigo, nuestro verdadero hermano, y es competente para darnos una experiencia. Todo el mérito va a Él (Dios), ningún hijo del hombre puede hacerlo. Pero el Dios, que se manifiesta en Él, es competente para elevarnos y darnos una experiencia de nuestro propio ser.

Me han pedido que diga algo y he compartido en pocas palabras la esencia de lo poco que yo sé, a mi mejor saber y entender, les he dado el resumen de lo mismo en pocas palabras. Estas palabras son para considerarlas tranquilamente. Si tenemos verdadero anhelo, hambre y sed de Dios, es solo Dios quien tiene que hacer los preparativos. Él los llevará en algún lugar donde puedan ser puestos en el camino. Cuando los Maestros vienen, ven a las personas como almas encarnadas y no como miembros de una religión u otra. Por lo tanto, la primera tarea de un Maestro es unir a todos los hijos de Dios, no mezclar sus religiones, sino dejar que permanezcan donde se encuentran. Se trata simplemente de elevarse por encima de la conciencia del cuerpo y llegar a la verdad. El Maestro tiene la competencia de elevarlos y tener la experiencia para comenzar.