Símbolos de la unidad

Los símbolos de la unidad son modelos de los cuatro tipos más comunes de edificios sagrados: un templo sikh, un templo hindú, una mezquita y una iglesia. Estas formas típicas son conocidas en todas las tradiciones religiosas. Menos conocido es que se refieren al cuerpo humano.

Gurdawaras, los templos de los Sikhs, tienen la forma de una cúpula, similar a la forma de la cabeza. La forma de la mezquita nos recuerda la frente humana. Las torres en forma de nariz de las iglesias a menudo se ubican en un plano del suelo que se asemeja a una cruz que corresponde a una persona con los brazos extendidos.

Su mensaje es: Dios está en nosotros, el verdadero templo es el ser humano.

Todo se originó a través de este poder de Dios que actúa; El principio de vida o impulso de vida, sin el cual nada puede existir. El hombre como la “corona de la creación” tiene la capacidad de percibirlo girando interiormente y entrando en contacto con ella.

Convertirse en uno con este poder es el objetivo original de la meditación, y este es también el núcleo espiritual de la religión, que es completamente independiente de las formas y rituales externos de las diversas religiones.

En las Escrituras, el poder de Dios en acción se describe con varios nombres, entre otros, como Sruti en los Vedas, Naad o Udgit en los Upanishads,

como Sarosha en Zend-Avesta, como la Palabra en la Biblia, como Kalima con el profeta Mohammed, como Saut con los Sufis, Shabd o Naam en las escrituras Sikh, como Música de las Esferas y todas las Armonías con Platón y Pitágoras y como la Voz del Silencio con los Teósofos.

La historia de los místicos y santos de diferentes épocas y culturas nos muestra que ellos llegaron a sus declaraciones acerca de Dios a través de la contemplación y la meditación. Todas las Sagradas Escrituras contienen referencias e informes sobre las experiencias internas de estos santos.

Al comparar las Escrituras, uno encuentra declaraciones concordantes sobre experiencias de luz y sonidos internos. Es la gran posibilidad del hombre entrar en contacto con ambos. Mientras que el Dios Absoluto es indescriptible e incomprensible, la luz y el sonido son los dos aspectos a través de los cuales Él (Dios) se expresa a sí mismo.

La luz, la vida y el amor son considerados como los atributos esenciales de lo divino y son innatos en cada ser sintiente. Si el hombre olvida su verdadera naturaleza y se siente separado de ese Poder, resultará en extrañeza, lo que puede llevar al odio y al sufrimiento.

La relación entre el hombre y Dios se basa en la unidad del hombre, la hermandad del hombre bajo la paternidad de Dios.